1
57

DISCURSOS EN EL PERITAJE DE ABUSO SEXUAL

Tales situaciones y sus correspondientes discursos se dan en dinámicas vinculares, generalmente de índole familiar, insertas en diferentes grados de violencia. Toda situación que entra al sistema en cualquiera de sus niveles (sanitario, comunitario, judicial, policial, etc.), es conflictiva en mayor o menor grado.

En todos los casos es prioritario para los operadores que intervienen tener claro:

  • qué es necesario ver -dónde y cómo se ve
  • qué información manejar para manifestar la certeza de las conclusiones, las que sean
  • aquello que permitan la defensa adecuada, con base científica, de su trabajo
  • la proyección de la situación y de las conclusiones en la vida de cada actor

peritaje Abuso sexual infantilComo sabemos, este proceso se construye a través de la detección de la situación-problema; de la exploración básica de los 3 niveles: (niños-adolescentes-adultos); del análisis de los “discursos” de cada actor (incluidos agresores -supuestos y/o comprobados- y no agresores); de la validez de los testimonios; de la falsedad o veracidad de las sospechas y/o denuncias; así como de lo acertado de la elección de las técnicas seleccionadas.

Lo que gradualmente nos va a permitir: hacer un diagnóstico de la situación; evaluar el grado de daño si existe; el grado de riesgo si lo hay, o descartarlos; y perfeccionar la estrategia de abordaje cada vez.

 

Sintomatología en el abuso sexual

La sintomatología, abundante o no, puede obedecer en su mayoría a cualquier situación de violencia. Es muy importante entonces conocer los indicadores específicos además de los generales.

También está el problema de que casi ningún síntoma se acompaña de sangre o heridas graves; y aún cuando así fuera-con lamentable frecuencia, si se trata de un abuso sexual infantil, se le encontrará primero “otra causa” ajena al mismo.

¿Cómo escuchar, qué lenguajes se utilizan y cómo entenderlos?

No sólo los niños tienen un lenguaje a entender; también los adultos:

  • -los que afligen con su accionar
  • -los referentes protectores
  • -los que usan a los niños en sus guerras

objetivo

La intención de este trabajo es ver juntos esos lenguajes-cómo se articulan y qué muestran. Juntos, desde mi punto de vista, implica que el manejo de elementos básicos de detección, no es privativa de profesionales y terapeutas; y que además permite que cada uno desde su función, la que sea:

  • -entienda mejor la situación
  • -aumente su empatía
  • -sea mayor su tranquilidad de ante qué se está y de qué se puede hacer
  • -sea más eficaz en su desempeño -se auto-preserve automáticamente (burn-out).

Desarrollo

Tanto niños como adultos poseen numerosos discursos que trasladan a las entrevistas de trabajo, acordes a su forma personal de expresarse.

Tales discursos son, sin orden jerárquico: conductual-corporal-gestual-visual-lúdicoplástico- gráfico-escrito-afectivo-vincular-emocional-somático-defensivo-hablado-(éste último, aún en el caso de niños sordomudos, porque está el traductor).

Todos muy ricos a la hora de evaluar-tanto por las características de su presencia como por lo llamativa que pueda ser su ausencia.

a) Los niños-a medida que crecen y van madurando-los usan todos en general; los adultos no. La diferencia fundamental es que los niños no son concientes de tener todos esos registros; por lo tanto no los controlan, no los distorsionan (si lo hacen es obligados y la distorsión es adulta) Sólo muy excepcionalmente-en casos de psicopatología asociada a su situación y con un grado de desarrollo necesario de la intencionalidad.

b) En cambio los adultos, no necesitan de una patología para elegir y hasta “adaptar” sus discursos según sus intereses del momento, sobre todo si se sienten en riesgo. Y aún por el mero afán de colaborar.

Ésta es una de las razones por las que en mi desempeño trabajo primero con los adultos y luego con los niños. (En mi país no hay protocolos ni lineamientos oficiales). Otra razón-no menos válida-es preservar a los periciados de mi subjetividad, ya que la información previa del niño, puede llevarnos a buscar “eso” en el discurso 3 adulto y desestimar o no ver otros aspectos valiosos y clarificadores.

 

Características del discurso del adulto.

Iremos viendo a un tiempo las dos caras de la moneda; es decir, lo aspectos cualitativamente positivos y negativos que es frecuente observar.

Lo veremos en el manejo de la entrevista y dentro de ella, en el que prodiga la persona a sí misma, a su entorno, a sus vínculos, al técnico, a la situación que se va estructurando en el proceso pericial, etc.

A1) Manejo de la Entrevista
1-flexibilidad-un discurso fluido-natural-espontáneo
2-rigidez-un discurso armado-premeditado, sin aceptación de intervención.
1-actitud interesada en el diálogo
2-alerta-hacia la actitud del entrevistador, el sentido y alcance de las preguntas; a la defensiva
1-interés-en aportar información sin retaceo; explicitado con naturalidad y aún sin requerimiento.
2-ajenidad-no recuerda y/o resta importancia a recordar a qué edad se paró-caminó-dentóhabló-
intereses- gustos-sentimientos-derechos-experiencias vividas con el niño-manejar cambios y
situaciones en función de sus necesidades sin tener en cuenta los de sus hijos EJ: mudarse frecuentemente y no poder ver el desarraigo y readaptación que les implica a esos niños cada vez.

1-dimensión de los términos del planteo:
-minimizar lo grave-(adolescente internado con fractura expuesta)-madre:”no fue para tanto;
puro teatro; sólo fue una patada en el tobillo”
-magnificar lo leve-“no soporto como me mira cada vez que entro; como si yo fuera un
monstruo”
-aún distorsionando la realidad-descripción del estado calamitoso de ropa y heridas varias de
un niño pequeño que habría caído al doblar en la carretera, de la parte trasera abierta de una
camioneta, conducida a toda velocidad por uno de sus progenitores que además no le habría
prestado asistencia. A la pregunta ¿qué dijo el médico? “¿médico?! ¿.para qué? Le dije sal de mi
vista que no te puedo ver así con la ropa en ese estado; ve a bañarte!!”

 

Por oposición, una objetividad razonable, que incluye autocrítica y aceptación de errores; incluso informados por iniciativa propia.

 

2-presencia y predominio de elementos negativos:

-no evocación de experiencias propias gratas en lo cotidiano
-no vida social y afectiva de la pareja-no salidas-no visitas recibidas-no amigos –no contacto
familiar-no intereses compartidos-no privacidad-siempre presentes para los niños en forma
vigilante; (aislamiento de la pareja que refleja el del núcleo y anticipa el de los niños)
1-presencia y predominio de la mayoría de los elementos positivos. Es decir, lo opuesto
de lo anterior. Lo que no quiere decir que no haya aspectos negativos, también, en estos aportes,
como positivos en el otro grupo.
1-estrategia facilitadora-pensar para contestar-tratar de recordar-aportar información
2-estrategia encubierta-todas las formas posibles de distorsionar la información-confundirenredar-
etc.
1-colaboración-con actitud respetuosa-responsable-
2-manipulación-estrategias de obstrucción de la entrevista (intencionalidad)
1-búsqueda informada del técnico-averiguar antes de consultar, quién es.
2-distorsiones cognitivas-contratar a perito especializado porque si él/ella paga, el técnico
verá lo que se le muestre.-Lo que resulta exactamente así, en verdad; pero no coincide con las
certezas del/la contratante, seguros de mostrar “bien” lo que quieren que se vea después en el
informe.
1- actitud afectiva contenedora-preocupada por la situación y cómo resolverla
2-desapego- ajenidad-sin expresión de sentimientos-sin angustia-sin interés o manifestando sólo
el personal:”esto de la nena se arregla; yo lo que necesito que usted entienda lo mío”
1- intencionalidad positiva: no aparece lo que se leerá en el punto 2.
2- intencionalidad negativa: que se ve en la presencia de las siguientes conductas:

a-Planificación de la entrevista- pensar qué y cómo plantear y hasta anotar cosas previamente, es lo más natural.-“Respetar” a como dé lugar una agenda pre-establecida, rechazando con firmeza cualquier intervención o pregunta ampliatoria, con respuestas del estilo de “no me interesa hablar de eso; yo vine para que usted se entere de esto, porque esto es lo importante”
b- Necesidad de documentar-esta es una conducta normal, propia de todo ser humano. ¿Quién no ha mostrado la foto de su hijo, nieto, esposa, etc.? Pero fotos que muestran solamente a la descendencia, sin ropa, en la cama con el adulto imputado, también sin ropa pero tapado; (y en buen número), para que se vea lo normal de la situación; no sólo llama la atención sino que permite pensar que otra persona tomó las fotos…
Otro ejemplo bastante usual es el de los certificados médicos.
Ahora imaginen un matrimonio que, como si fueran naipes, distribuye sobre sus mesas de trabajo 4 o 5 certificados de otros tantos ginecólogos, (ninguno de los cuales sabe de los otros 4), asegurando la integridad del himen de su niña pre-escolar…”es que vamos a tener una audiencia y no queremos que se nos acuse de nada raro.”
Leyendo del revés uno que no fue colocado en la mesa, comento que ahí se habla de una cicatriz en la vagina….”Ah!! Ese no se lo mostré porque fue un error de ese médico; se equivocó de niña e informó mal”
c- Valoración de lo material sobre lo afectivo-(fotos de objetos)-lo que le compró: armario,
cama, ropa…pero del niño, ni una.
d- Adultizar a la víctima pequeña-expresarse como si se tratara de una persona adulta que
además hubiese dicho algo con mala intención.”Qué rica tipa!! Qué fenómeno!!

¿No dijo todo el dinero que le he dado, para sus salidas, sus gustos? Todo lo que me ha sacado!!!
Y anda diciendo esas cosas de mí!!??” (3 años).

e-”Paralelismo” o anticipación-si dice esto es por esto-“Si dice que vio un hombre con dos mujeres desnudas en Internet, es porque justo!! se abrió un mensaje de esos que a uno que es hombre le mandan ¿vio? Porque yo jamás le mostraría pornografía”
f- Relatar los hechos antes que los niños para despistar al técnico: si el adulto lo dijo no puede haber nada inadecuado; al escuchar al niño el técnico, espera que piense eso. “Llegan y a la cama! Porque yo soy de explorar; cada cavidad, cada rincón del cuerpo. Y salen a mí en eso, hacen lo mismo conmigo. Ya va a ver. Ya le van a contar!!”
g-Dispersar la atención del técnico-Ante una pregunta que no gusta:”Eso que tiene colgado en el pallier, ¿es un Rembrandt?”
h- Autoexcluirse-negándose a hablar de sí o de su historia personal-“No, de mí no vamos a hablar; lo que importa ahora es el nene”
i- Externalización de la culpa-acusar a otro/a de lo que sea suceda o al niño mismo: “yo no le hice nada porque no quise. Ahora que le gusta, le gusta porque hay que ver cómo provoca” (5 años)
“Si pasa algo la culpa es de la madre que seguro sale con alguien” ¿Ud sabe que esté saliendo con alguien? “No pero me imagino”
j- Provocar confrontación-“ud pensará que…me dice eso y me voy!”
k- Búsqueda de aprobación-“ud me trata con respeto es porque se da cuenta de mi inocencia”
l- Exhibir, encubierto, lo que desea ocultar: incluso jactándose-“Lo cuido tanto mire que le puse candado al teléfono-que no viene nadie a dormir; porque sabe como es ¿? Que empiezan a venir y después los manoseos-mi marido lo cuida tanto que le sacó el tambor de la puerta, el que tiene el pestillo y la cerradura, porque le había dado por encerrarse y no lo dejaba entrar”-

ll- Re-preguntar-repitiendo la pregunta, pidiendo explicación sobre lo obvio o pidiendo ejemplo- (haciendo tiempo)
m- La seducción y búsqueda de alianza-“Le cuento esto pero sólo a usted-no lo vaya a mencionar en el informe”
n- La amenaza encubierta-“No vaya a decir esto en el informe porque sino vamos a tener problemas eh? Yo le aviso”

ñ- La intención de irritar o deprimir al técnico- “Las otras 2 veces me tocó con gente muy
inteligente-pero…no siempre se tiene suerte”
“No se afile que fui a la biblioteca antes, a leer sobre abuso sexual por las dudas que usted agarre
por ahí”
o- Las contradicciones-“Ningún juez me lo va a sacar, ahora es mi hijo”- “Yo no tengo nada que ver, no soy el padre”

Todos los ejemplos de este apartado corresponden a diferentes situaciones, en las que no figuraba
la sospecha de una agresión sexual en el objeto pericial, es decir, en la solicitud del juez; y menos
en el planteo de una consulta privada.