17

La homofobia atenta contra los derechos humanos

¿Qué es la homofobia?

di no a la homofobiaLa palabra homofobia , que según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española es “la aversión obsesiva hacia las personas homosexuales”, fue acuñada por el psicólogo estadounidense George Weinberg para expresar “el temor a estar cerca de los homosexuales”. 1 Actualmente es una palabra de uso común, con algunas variantes recientes, como transfobia , para describir el temor u odio hacia los transexuales e incluso lesbofobia, para particularizar el odio a las mujeres lesbianas. En este artículo se va a utilizar el término homofobia con el significado de la violencia ejercida contra lesbianas, gays y personas transgénero.

Pero, no sólo los estados, también la sociedad puede ejercer la homofobia. El principal problema que suelen presentar las violaciones homofóbicas de derechos humanos es precisamente que muchas de ellas tienen lugar en el seno de la comunidad y ello hace que pocas veces se denuncien, por miedo a represalias. La familia tampoco es, en ocasiones, refugio para las personas homosexuales.

En Zimbawue se han dado casos de adolescentes lesbianas que han sido entregadas a la violación por sus propias familias para que se quedaran embarazadas y tuvieran que casarse con sus agresores. En algunos casos, en países donde la homosexualidad está aún penada, es la propia familia la que denuncia a la víctima. De hecho, demasiado a menudo, también la familia es una excusa para fundamentar la homofobia. En los Estados Unidos, organizaciones con connotaciones religiosas y fuertemente anti – gay se presentan así mismas como defensoras de la famili a tradicional, adoptando nombres como “Foco en la Familia” o “Consejo de Investigación sobre la Familia”

En todas estas situaciones los estados también son responsables ante las víctimas por no actuar con la diligencia debida en cumplir su obligación de proteger y hacer cumplir los derecho humanos de todas las personas sin discriminación por ningún motivo. Desde hace años, la persecución legal por orientación sexual ha ido retrocediendo en el mundo.

Hoy en día, ningún país europeo penaliza las relaciones homosexuales consentidas entre adultos aunque en algunos estados del este de Europa, sobre todo en Polonia, Letonia y Rusia, han aumentado las posiciones homófobas por parte de las autoridades políticas.

En los países de habla hispana, la homosexualidad tan sólo es delito en Nicaragua. Sin embargo, todavía existen ocho países que incluyen en su legislación la condena a muerte por este motivo ( Afganistan , Emiratos Arabes Unidos , Arabia Saudí , Irán , Mauritania, Sudán, Yemen y algunos estados del norte de Nigeria).

Abusos y violaciones “habituales” contra los DDHH de las personas LGBT

A lo largo de la Historia y todavía en la actualidad en muchas partes del mundo, las lesbianas, gyas, bisexuales y personas transgénero son víctimas de actos que atentan contra su integridad física o mental, y muchos otros de sus derechos fundamentales, como son:

  • Tortura y malos tratos
  • Ejecuciones extrajudiciales durante “operaciones de limpieza social”.
  • Abusos contra el derecho a la salud, al ser sometidas a tratamientos farmacológicos y psiquiátricos forzados para curarles de su homosexualidad.
  • Legislación discriminatoria y “apología del odio homofóbico”
  • Supresión de la libertad de opinión y expresión
  • Otros abusos se producen dentro del ámbito de los derechos económicos, sociales y culturales

T ambién las personas activistas en la defensa de los derechos humanos de la comunidad LGBT son víctimas de intimidación, violencia, encarcelamiento y muerte.

Todas las personas, independientemente de su orientación sexual y/o identidad de género , deben disfrutar de todos los derechos humanos descritos en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Cuando la orientación sexual o la identidad de género de una persona no se ajusta a la de la mayoría, a menudo se la considera objetivo legítimo de discriminación o abuso.

Existen millones de personas en todo el mundo que no sólo se enfrentan al peligro de ejecución, encarcelamiento, tortura, violencia y discriminación por razón de su orientación sexual o identidad de género, sino que para muchos Estados el mero hecho de plantear el tema representa una amenaza al principio básico de universalidad de los derechos humanos.

Las leyes que castigan la homo sexualidad fomentan la despersonalización de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero dado que lo que castigan es su identidad misma. La aplicación de leyes contra la sodomía, así como cualquier ley para encarcelar a las personas por mantener relaciones sexuales en privado con personas del mismo sexo es una violación grave de los derechos humanos, como el derecho a la intimidad , a no sufrir discriminación y a la libertad de expresión y reunión, derechos todos ellos protegidos por la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto internacional de derechos humanos ( PIDCP) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC).

 

Casos de homofobia en todo el mundo

En Camerún , en febrero, se condenó a Patrick Yousse – Djaudio y a otro gay a un año de cárcel por practicar la homosexualidad. En marzo, cuatro jóvenes fueron detenidas por presuntas prácticas lésbicas. Quedaron en libertad en junio después de que un tribunal de Duala les impusiera una condena condicional de tres años de prisión y una multa. También en marzo, 12 jóvenes estudiantes fueron expulsadas de un centro educativo por ser lesbianas. No pudieron matricularse en ningún centro de enseñanza.

En Nigeria , en enero, el ministro de Justicia presentó al Consejo Ejecutivo Federal un proyecto de ley que penalizaba los matrimonios entre personas del mismo sexo, la participación en dichos matrimonios y las relaciones sexuales personales del mismo sexo, ya fuera en público o en privado. Dicho proyecto de ley preveía una pena de cinco años de prisión para cualquier persona que participara en un matrimonio entre personas del mismo sexo, que ayudara a su celebración o que indujera a ella.

En Sudáfrica en Noviembre se hizo publico el informe de 3500 páginas de la comisión de investigación Jali, nombrada por el presidente Mbeki e n 2001 para examinar la corrupción y la violencia en las prisiones. Algunas de sus conclusiones eran que la corrupción y la mala administración eran endémicas y que en la prisión de súper máxima seguridad C – Max se recurría habitualmente a la tortura y la reclusión en régimen de aislamiento. En el informe se revelaba que abundaban los actos de violencia sexual, sobre todo contra presos jóvenes, gays y transexuales, y que los guardias estaban implicados en numerosas agresiones sexuales y en la venta de favores sexuales a presos adultos por parte de reclusos jóvenes.

En Estados Unidos se recibieron informes de malos tratos policiales a lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero, así como de falta de respuesta adecuada a delitos por motivos de identidad contra estos colectivos: Mariah López, una mujer transgénero, fue objeto presuntamente de insultos y abusos físicos por parte de agentes del Departamento de Policía de Nueva York y de empleados de la cárcel municipal tras ser detenida. Según informes, sufrió fractura de un cartílago de la nariz, rotura de un diente y numerosas abrasiones tras ser golpeada por los agentes. También la sometieron a registros corporales humillantes sin ropa. También Christina Sforza, una mujer transgénero, fue agredida según los informes en un restaurante de Nueva York. La policía que acudió al lugar de los hechos la detuvo y se negó a admitir su denuncia contra la persona que la había atacado. Los cargos de agresión presentados en su contra se retiraron finalmente.

En Bulgaria, en febrero, varias ONG y particulares presentaron ante el Tribunal Municipal de Sofía una demanda civil contra Volen Siderov, dirigente del partido Ataque (Ataka). Alegaron que, mediante declaraciones públicas, retransmisiones televisivas y publicaciones, había incitado a otras personas a hostigar y discriminar a miembros de minorías étnicas, religiosas y sexuales.
En mayo, la Comisión para la Protección contra la Discriminación inició una investigación sobre el caso de tres agentes de policía que, al parecer, habían sometido a malos tratos a un homosexual en octubre de 2005 debido a su orientación sexual y origen étnico. La Comisión llegó a la conclusión de que, durante el periodo de 12 horas en que permaneció detenido ilegalmente, al hombre no se le proporcionaron alimentos, no se le permitió el acceso a sus familiares ni recibió asistencia médica.
En noviembre, la Federación Internacional de Helsinki por los Derechos Humanos informó de un aumento de la discriminación y el discurso contra las minorías.

 

En Icev.cat realizamos anualmente marchas sociales de reivindicación de derechos del colectivo gay en las que muchos participantes concurren montados en sus bicicletas.