63

Entrevista sobre la violencia psicologica que sufre la mujer

ENTREVISTA al Dr. Álvaro Rodríguez Carballeira.

Profesor del Departament de Psicologia Social de la Universitat de Barcelona (UB). Fue director de dicho departamento entre 1999 y 2008, y dirige el grupo de investigación sobre violencia psicológica.

1.-Vd. imparte una asignatura en la Universidad denominada “Violencia Psicológica”;
¿puede explicar a nuestros lectores/as en qué consiste este tipo de violencia?.

Pues sí, para explicarlo de una forma breve diríamos que es la violencia no física ejercida sobre otra persona. Nosotros definimos la violencia psicológica o el abuso psicológico, como se suele denominar en el entorno académico, como la aplicación continuada de estrategias de presión, control, manipulación o coacción, con objeto de dominar a otra persona, ya sea para su sometimiento o su exclusión.

A menudo comporta alguna forma de abuso de poder tratando de que la otra persona se someta a las indicaciones de una persona o grupo, o bien buscando excluirla o que se aleje de un determinado entorno. Ese abuso psicológico puede abarcar desde la aplicación sutil de alguna forma de influencia abusiva, hasta el insulto, la humillación o la amenaza más cruel, pasando por el aislamiento, la desconsideración o la manipulación del sentimiento de culpa, entre otras formas de abuso.

En el marco de las relaciones interpersonales, los ámbitos de abuso más estudiados son los referidos a la violencia de pareja, a la violencia en el entorno laboral (mobbing), o en el entorno escolar (Bullying), a la practicada por algunos grupos abusivos como las sectas coercitivas, y a la practicada hacia la infancia o la tercera edad.

La posibilidad de que se desencadene ese tipo de abuso es mayor entre dos personas de poder desigual, o dicho de otra manera, cuando una tiene una alta dependencia de la otra. En un marco más amplio podemos hallar formas de influencia o persuasión abusivas en determinadas estrategias de propaganda o de venta agresiva, y si lo miramos de forma colectiva, en las campañas de la denominada guerra psicológica, en el terrorismo psicológico o en los procesos de reeducación y adoctrinamiento impuestos por determinados poderes totalitarios.

 

2.- “Elaboración de un nuevo instrumento para evaluar el abuso psicológico en la violencia de pareja” fue el título de una conferencia suya, ¿nos puede resumir su contenido?.

Se trata de una de las líneas de trabajo que estamos desarrollando dentro de nuestro grupo de investigación. En concreto se trata de validar un cuestionario, que hemos aplicado ya a una amplia muestra de mujeres afectadas por la violencia de pareja, para poder utilizarlo como una escala para medir específicamente la violencia psicológica en la pareja, la cual ha sido a menudo relegada o minusvalorada ante la brutalidad de lo que implica la violencia física. El mismo proceso lo estamos siguiendo también para crear otras escalas de medición de la violencia psicológica en el entorno laboral (mobbing), en el entorno de grupos manipulativos y en el entorno del acoso psicológico terrorista.

 

3.- ¿Me puede explicar las consecuencias para las personas de la violencia psicológica?.

Si excluimos el daño corporal directo que conlleva la violencia física, el resto de las consecuencias son bastante similares entre las que provoca la violencia física y la psicológica cuando hablamos de formas de interacción prolongadas en el tiempo, como las aquí comentadas. La persona acosada puede sufrir alteraciones en su comportamiento social y desarrollar diversa sintomatología psíquica y psicosomática relacionada con una situación productora de miedo y estrés, y que puede llevar a causarle trastornos de ansiedad, depresión o estrés postraumático, entre otros.

 

4.- La violencia en el lugar de trabajo en el siglo XXI en Catalunya…

Aunque en el lugar de trabajo puede haber otros tipos de violencia, si nos circunscribimos a la conocida entre nosotros como mobbing, se puede destacar la importante concienciación social que se produjo en los últimos años al respecto y que se tradujo en numerosas denuncias, así como abundantes estudios sobre la materia.

Hay todavía una cierta confusión popular entre lo que es el mobbing, el estrés, el burnout (síndrome de estar quemado), etc. y que se refleja también en algunos estudios que aportan cifras muy dispares sobre la existencia del mobbing. Por lo que respecta a los afectados, es loable la movilización reivindicativa y el asociacionismo generado desde distintos núcleos, pero falta una apuesta para unir esfuerzos en la consecución de sus objetivos.

 

5.- ¿Por qué habla vd de “la invisibilidad externa de muchas de las conductas definitorias del mobbing”?.

Cuando aludimos a la invisibilidad externa de muchas de esas conductas nos referimos a que en una interacción entre dos personas, la violencia verbal o gestual del acosador puede pasar inadvertida para terceras personas y no deja ningún tipo de huella. Más aún, pueden darse formas sutiles de abuso que aún siendo presenciadas por terceras personas, pueden no ser captadas como abusivas por las mismas al desconocer los detalles de las interacciones previas que les dan sentido.

 

6.- El 73% de los trabajadores en España sufren estrés en su ámbito laboral, así lo refleja un reciente estudio del Observatorio de Riesgos Psicosociales de UGT, ¿tienen algo que ver estas cifras tan elevadas con el fenómeno del mobbing?.

Dentro de las múltiples causas susceptibles de producir estrés se halla sin duda el mobbing, aunque, dentro de ese 73%, es difícil de saber qué porcentaje es atribuible al hecho de sufrir mobbing.

Siempre es conveniente que los estudios delimiten de forma precisa el fenómeno que están midiendo para poder interpretar correctamente los datos y hacerlos comparables.

 

7.- ¿Podría explicarme cómo se puede probar la violencia psicológica delante de un Juez?

Esta cuestión es realmente un reto importante. Ante un caso real, se hace imprescindible consultar con un profesional del Derecho especializado en el tema. Pero a título orientativo, yo diría que en primer lugar es necesario recopilar todo elemento que pueda servir de prueba en esa dirección, como mensajes escritos, comprobantes de decisiones tomadas por el acosador y de los resultados derivados de las mismas, grabaciones si las hubiere y cualquier otro documento o material que pudiera aportar algún dato al respecto (bajas laborales, recetas médicas…).

En segundo lugar, es preciso contar con el testimonio de todos los posibles testigos de alguna de las formas de abuso producidas.

En tercer lugar, está la propia narración de los hechos ante el juez con el máximo de detalle y toda la credibilidad posible. Y, además, aportar una evaluación psicológica, y médica si es preciso, que pueda mostrar, por un lado, la violencia psicológica sufrida, y por otro, las consecuencias y daños que se han podido derivar de ella. En el caso de la evaluación psicológica, creemos que serán de utilidad las escalas que actualmente estamos desarrollando para medir este tipo de violencia.

8. ¿Que opina de nuestro programa social de marchas en bicicleta para sensibilizar a la gente con el problema que sufren mucha smujeres víctimas d eviolencia de género?

Toda propuesta social que conlleva la implicación de las personas en la sensibilización hacia un problema latente en la sociedad es positivo. Las personas debemos ser conscientes que los problemas graves solo pueden ser abordados si trabajamos hombro con hombro.