54

Entrevista a Carla Antonelli

La Violencia hacia la mujer es un acto de cobardía y fuerza bruta para obtener la sumisión del más débil, llegando a la anulación total de la personalidad. Hace tiempo viví la pesadilla de dormir con mi enemigo durante más de cuatro años

Carla ANTONELLI una víctima más de la violencia de género

Su paso por la política, actriz en series de televisión como El Síndrome de Ulises o Periodistas, incursiones cinematográficas de reconocido prestigio… el siguiente Proyecto?

Una película que esta próxima de estrenar “El vuelo del tren” de Paco Torres. Un bello papel que rompe con todo lo realizado con anterioridad; una mujer de la limpieza y madre, que ha sufrido la terrible experiencia de perder un hijo. También el trabajo diario en el Periódico Digital (http://www.carlaantonelli.com) que coordino en Internet, Medio que el próximo año se convierte en decano de la información GLTB.

 

Carla, dígame que ha querido representar con la portada de esta Revista.

Miedo, dolor, impotencia y desconcierto; y a la vez la dignidad de que todos somos seres
humanos. Pero sobre todo visibilizar la Transfóbia, además de la violencia de género hacia las
mujeres transexuales. Hoy en día si una transexual no tiene su documentación cambiada no se le
aplica la Ley de Violencia de Genero a sus parejas en caso de agresiones.

 

Qué significa para vd. la violencia hacia la mujer?.

Un acto de cobardía y fuerza bruta para obtener la sumisión del más débil, llegando a la anulación total de la personalidad. Hace tiempo viví la pesadilla de dormir con mi enemigo durante más de cuatro años.

 

¿Llegará el día que la Sociedad que compare los derechos de las personas transexuales con todos los movimientos por la igualdad y eliminación de la intolerancia hacia las mujeres?.

Es la singladura que hemos comenzado a andar, estoy convencida que en las décadas venideras la sociedad se preguntará como fue posible la discriminación y exclusión hoy existente hacia este colectivo.

 

En una entrevista publicada en La Vanguardia (29-09-2009) vd. dice textualmente que “existe el bullying familiar para muchas personas transexuales”, explíquemelo.

Imaginemos una niña o niño, cuidado y amado por todo su familia, los reyes de la casa. Pero de pronto con diez o doce años se afirma en una identidad de genero que siente como propia y no se ajusta a la normativa esperada; propiciándole este hecho que le den la espalda y deje de existir para todo su entorno. Creo que es una de las situaciones mas crueles, dejándote huella de por vida.

 

Por qué, si nos damos una vuelta por cualquier polígono, de cualquier ciudad, de cualquier noche, los transexuales se prostituyen? ¿no hay otra salida?.

Afortunadamente se va consiguiendo más igualdad de oportunidades; hoy es posible cursar estudios y formación profesional sin exclusiones. Pero sin duda alguna existe una generación perdida en la lucha por nuestros derechos -posiblemente un alto porcentaje de mujeres transexuales no han podido ni sabido actualizarse- porque entre otras cosas es la única posibilidad que han conocido. Aunque luego hay que dejar claro, que el comercio sexual es una situación totalmente defendible, si este se realiza desde la propia elección. Pero es inamisible que este recurso sea una obligación por el mero hecho de ser mujer transexual.

 

Hábleme de Sonia, transexual asesinada brutalmente a patadas una noche del año 1991 en Barcelona.

Consternación, rabia e impotencia; es lo que sientes ante la sinrazón y el odio que puede acabar con la vida de una persona -cuyo único delito fué existir- haciéndolo como realmente sentía. Cuando imaginas la angustia y el espanto que pudo vivir esa noche, te devora el vértigo y duele de forma infinita.

 

¿Para finalizar, desea añadir alguna cosa más?

El deseo de legislaciones especificas contra los crímenes de odio y violencia hacia las personas transexuales y homosexuales. Y que la futura Ley de Igualdad mencione de forma clara y concisa la identidad de género y a las personas transexuales, sin ambigüedades ni párrafos que dejen a jueces a interpretaciones personales. No es difícil, solo consiste en llamar a las cosas por su nombre; si no fuera así me sentiría muy defraudada en que se haya desperdiciado esta gran oportunidad para realizarlo.

Por otra banda me gustaría felicitar a ICEV por todos sus esfuerzos realizados en el reconocimiento de las vícitmas de violencia de género. Me encanta vuestras salidas en bicicleta reivindicativas y seguro que la próxima que realicéis podréis contar conmigo